Publicado en Enero 26, 2009

Tarjetas de crédito durante la crisis

El endeudamiento con tarjetas de crédito y créditos rápidos representaba el 27% del pasivo total de los hogares españoles a término de 2007. Cifras realmente altas que nos indican que muchas familias han tirado de créditos para apalear las consecuencias de la crisis económica que aunque puede ser una opción tentadora, no es la mejor solución.

Uno de los factores que empeora la situación es el desempleo, que ha aumentado hasta cifras nunca antes vistas. Las personas que están siendo empleadas actualmente carecen de buenos contratos y así consecutivamente, es un círculo vicioso que se repite y que impide que las familias endeudadas salgan adelante.

Ante la falta de liquidez muchas personas eligen financiar sus gastos con la tarjeta de crédito, lo que puede ser muy perjudicial si se desconocen los intereses que la entidad aplica y la forma de pago.

Un dato un tanto alarmante es el hecho de que el número de tarjetas de crédito que circulan en España asciende a los 44,78 millones. Un boom que para nada se vio afectado por la crisis, casi al contrario ya que su uso ha aumentado.

Uno de los errores más comunes es utilizar las tarjetas irresponsablemente y obviar que al igual que el dinero que pedimos prestado habrá que devolverlo sin límites de fechas. Lo cierto es que es muy fácil caer en un círculo vicioso de número rojos, basta con olvidarnos de la fecha de pago o de no caer en el impago de una mensualidad para que las comisiones se vayan acumulando.

Antes de contratar una tarjeta es necesario pensar en evitar caer en situaciones incómodas, por lo tanto es importante conocer el tipo de interés que aplica en caso de retraso en el pago, tener cuidado en su uso y sobretodo limitar la disponibilidad de crédito mensual, para evitar la tentación.

Otro de los instrumentos a nuestra disposición es el bloqueo de tarjetas, este se puede imponer en caso de impago. Así, evitarás endeudarte si no has saldado un crédito anterior.

También tener en cuenta cómo va a reaccionar tu banco en caso de impago. Se contabilizará como moroso un crédito que alcance 90 días de retraso en el pago, lo que significa que a partir del tercer mes empezará el procedimiento judicial para efectuar el pago de la deuda.

Lo cierto es que el trámite de cobro inicia mucho antes, lo usual es que la entidad bancaria se ponga en contacto con el cliente para recordarle el pago del adeudo; en momentos como esos, puedes empezar a negociar o tirar de tus ahorros para saldar la cuenta. Sin duda es una de las mejores formar de emplear tu capital.



Lecturas Recomendadas

You must be logged in to post a comment.


FEATURES, VIEWS & REVIEWS

Donec cursus

Donec cursus
Lorem ipsum dolor sit amet ipsum.

Sit ante dos

Sit ante dos
Curabitur ante ipsum gravida sit.

Lorem ipsum

Lorem ipsum
Sed imperdiet ipsum vulputate.


RSS feed Subscribete a nuestro RSS       Delicious Tienes Delicious?       Digg Agreganos a Digg       Technorati Agreganos a tus Favoritos       Flickr Flickr gallery