Publicado en septiembre 9, 2008

Qué hacer con un arrendador que incumple con su deber

Si estás desesperado porque el propietario del piso que alquilas no cumple con sus obligaciones y tiene tu piso en mal estado e ignora tus reclamos, jamás se te ocurra dejar de pagar la renta porque puede ser aún peor.

Lo más importante es proceder según la ley y jamás dejar de pagar la renta, pues la situación puede ponerse aún peor.

En una situación como la anterior la forma de actuar más común es dejar de pagar la renta, si el arrendador no cumple con su parte del trato ¿porqué he de cumplir yo, como inquilino, con la mía? Sin embargo caemos en un grave error si lo hacemos pues el sentido común no aplica para los arrendamientos urbanos.

La ley española establece muy claramente que el incumplimiento del arrendador o propietario de un inmueble no excluye al inquilino de realizar su parte del trato, es decir pagar puntualmente la renta. Si el inquilino deseara hacer caso omiso de la ley, y con el fin de ejercer presión sobre el propietario decidiese dejar de pagar la renta se expone al alto riesgo de ser demandado por desahucio por falta de pago de la renta.

Toda persona con sentido de justicia consideraría esto un acto sumamente injusto, sin embargo la ley establece que en casos como el anterior es mejor actuar ordenadamente y de acuerdo con la justicia. Primeramente, el inquilino debe solicitar al arrendador las reparaciones que sean necesarias por escrito y de manera veraz.

Si se procede de esta forma, quedará constancia de la fecha en la que se realizó el primer aviso de desperfecto. Si el propietario hace caso omiso de este comunicado, entonces el inquilino puede proceder de la siguiente manera: exigir judicialmente la reparación del desperfecto, pagar la reparación y exigir el pago de las facturas o bien, reclamar la resolución del contrato de renta.

Reclamar judicialmente la reparación de los daños es la opción que deben seguir los inquilinos que planean quedarse en el piso durante mucho tiempo más, es decir, que les merece la pena conservar el piso en buen estado pues no van a dejarlo en mucho tiempo.

Que el inquilino pague la reparación y luego exija la devolución de las facturas es una posibilidad siempre y cuando estas sean urgentes y representen una incomodidad grave. En caso de que el arrendador se negase a pagar los gastos, se puede hacer un reclamo vía judicial. El caso estará ganado si el inquilino ha procedido correctamente, es decir, que realmente sido un desperfecto que necesitaba reparación urgente.

Cancelar el contrato de arrendamiento es una de las opciones menos comunes, pues significa que la situación no tiene arreglo. Para realizar la anulación del contrato es preciso que el inquilino le haya comunicado en repetidas ocasiones al arrendador que desean deja el piso y adjunten un documento de resolución, con el fin de poder acreditar la resolución anticipada del contrato y que esta fue aceptada por el propietario.

Si el arrendador se opusiese, entonces no queda más solución que exigir la cancelación del contrato vía judicial.

En cualquiera de estos tres casos es necesario que el inquilino no deje de pagar la renta mientras esté en vigor el contrato, de lo contrario el arrendador podría demandar por desahucio por falta de pago.

Finalmente, es importante recordar a los inquilinos que tienen el derecho a recibir una indemnización por las incomodidades y perjuicios surgidos del incumplimiento del arrendador; en estos casos es necesario mostrar la relación directa entre el desperfecto y el daño que hay que indemnizar.



Tags:

Lecturas Recomendadas

You must be logged in to post a comment.


FEATURES, VIEWS & REVIEWS

Donec cursus

Donec cursus
Lorem ipsum dolor sit amet ipsum.

Sit ante dos

Sit ante dos
Curabitur ante ipsum gravida sit.

Lorem ipsum

Lorem ipsum
Sed imperdiet ipsum vulputate.


RSS feed Subscribete a nuestro RSS       Delicious Tienes Delicious?       Digg Agreganos a Digg       Technorati Agreganos a tus Favoritos       Flickr Flickr gallery