Publicado en Octubre 26, 2008

Qué son los Productos Estructurados

Los productos estructurados que se comercializaron en Estados Unidos fueron una de las varias causas que hicieron estallar la crisis de Lehman Brothers y por consiguiente la crisis financiera global. Aunque son productos muy poco conocidos son bastante populares en España. Básicamente se trata de aquellos productos de inversión que ofrecen ganancias que dependen del comportamiento de ciertos valores en la Bolsa.

Los bonos y los depósitos estructurados son los que más se comercializan actualmente, aunque existen varios tipos de estructurados. Algunos de los que más se comercializan son los bonos, notas y depósitos.

Los depósitos estructurados son los que organizan la inversión en dos sectores, uno a tipo fijo y otro a interés variable. La inversión es conjunta aunque se trata de dos productos completamente diferentes. El tramo fijo suele ser más corto, 12 meses como mucho, en cambio el otro suele ser una inversión más larga. Son productos seguros porque aunque invierten en Bolsa, suelen estar garantizados al 100%.

Las notas estructuradas son muy distintas a los depósitos, son certificados de depósitos o títulos que pueden venderse en cualquier momento, contrario a un depósito que funciona como un producto que si se cancela con anticipación penaliza al titular. Su rentabilidad está determinada por el comportamiento de divisas, acciones o determinados índices. No suelen estar garantizados aunque es posible encontrar notas que garanticen el capital invertido.

Los bonos estructurados son similares a las notas, son un instrumento bancario asociado a la rentabilidad de un activo en Bolsa, pueden ser acciones, índices, divisas, etc., la diferencia es que imponen una condición para obtener la rentabilidad. Si esta se cumple, el inversor obtendrá la ganancia acordada al momento de su contratación.

Aunque se trata de tres productos diferentes, si el inversor decide cancelar antes de tiempo o vender, en el caso de las notas estructuradas, la ganancia no puede garantizarse y el inversor puede asumir pérdida.

Estos productos suelen ser rentables, aunque en momentos como los actuales resultan riesgosos, es por eso que continúan comercializándose. Para quien este interesado existen ciertas recomendaciones que es necesario seguir para proteger el capital ante una posible pérdida.

Lo más aconsejable es no invertir demasiado capital. Muchos productos estructurados pueden contratarse desde 1.000€, aunque los bonos y notas están dirigidos a altos capitales, suelen comercializarse con un mínimo de 25.000€. El plazo es también fundamental, antes de contratar un estructurado a largo plazo es necesario tener en consideración si se va a necesitar el capital invertido, recordemos que las penalizaciones por cancelación suelen ser muy altas.

Finalmente, es fundamental tener en cuenta el cálculo de la rentabilidad y las fórmulas que utiliza el producto para determinar las ganancias. La forma más sencilla y más atractiva es el “punto a punto”, que toma como referencia el valor inicial y final del valor.



Tags:

Lecturas Recomendadas

You must be logged in to post a comment.


FEATURES, VIEWS & REVIEWS

Donec cursus

Donec cursus
Lorem ipsum dolor sit amet ipsum.

Sit ante dos

Sit ante dos
Curabitur ante ipsum gravida sit.

Lorem ipsum

Lorem ipsum
Sed imperdiet ipsum vulputate.


RSS feed Subscribete a nuestro RSS       Delicious Tienes Delicious?       Digg Agreganos a Digg       Technorati Agreganos a tus Favoritos       Flickr Flickr gallery