Publicado en Septiembre 9, 2008

Obras en mi piso: Imposible vivir en mi piso de alquiler

Qué hacer cuando el Ayuntamiento ordena realizar obras dentro del piso que alquilas. Dos medidas que protegen a los inquilinos en esta molesta situación.

Desde que la mayoría de las Comunidades Autónomas incluyen dentro de sus leyes urbanísticas el deber de los propietarios de inmuebles de tener construcciones seguras, y en orden según el ornato público muchos son los inquilinos que de pronto se encuentran con que hay obras del Ayuntamiento que necesitan realizarse no sólo en la fachada del edificio donde viven sino dentro de la vivienda misma.

¿Qué hacer antes una situación tan caótica como esta? ¿Soportar las incomodidades de tener molestas obras dentro de la vivienda que alquilamos? Es casi imposible, pero qué más nos queda si el mismo arrendador no tiene control sobre esto.

En primer lugar, centraremos este artículo en resolver las incomodidades que ocasiona alquilar un piso o casa que está en obras ordenadas por la autoridad y que la hacen inhabitable.

La mejor solución es no tolerar la incomodidad de vivir en un piso inhabitable bajo ninguna circunstancia, el inquilino puede acogerse al artículo 26 de la Ley de Arrendamientos Urbanos que indica que habla acerca de la habitabilidad de la vivienda; en caso de que esta no lo fuera, el inquilino tiene el derecho a suspender el contrato o desistir del mismo.

Los contratos que incluyan condiciones que pretendan anular este derecho se darán por nulas; así pues, el inquilino puede suspender el contrato de alquiler o desistir de él. Lo mejor es comunicar al arrendador cuál de estas dos opciones va a elegir, lo más pronto posible mediante un Burofax certificado y con acuse de recibo.

En caso de suspender el contrato este queda sin efecto durante el tiempo que duren las obras; el inquilino no tiene que pagar la renta aunque el contrato siga vigente. Se paraliza el plazo y el tiempo mientras las obras no se concluyan.

Si el inquilino desea desistir del contrato de alquiler, esto significa que el contrato se termina por voluntad del inquilino con independencia del tiempo quedara por finalizar el plazo de arrendamiento. El arrendador no tiene el derecho de exigir ningún tipo de indemnización, y cualquier cláusula que indicara que el inquilino debe pagar las mensualidades pendientes quedará anulada.

En épocas en las que se hacen obras por todos lados, es fundamental saber cómo reaccionar ante una situación como esta.



Tags:

Lecturas Recomendadas

You must be logged in to post a comment.


FEATURES, VIEWS & REVIEWS

Donec cursus

Donec cursus
Lorem ipsum dolor sit amet ipsum.

Sit ante dos

Sit ante dos
Curabitur ante ipsum gravida sit.

Lorem ipsum

Lorem ipsum
Sed imperdiet ipsum vulputate.


RSS feed Subscribete a nuestro RSS       Delicious Tienes Delicious?       Digg Agreganos a Digg       Technorati Agreganos a tus Favoritos       Flickr Flickr gallery