Publicado en septiembre 21, 2008

El lujo de comprar un piso en el centro

La demanda de pisos en los centros de las grandes ciudades supera por mucho la oferta, y esto como consecuencia hace que los precios de alquiler o de compra se eleven muchísimo; el resultado es gente viviendo en los centros y pagando mucho dinero por darse ese “lujo”, sin embargo pocos son lo que también analizan los contras de esta situación y es muy importante tener ambos aspectos en cuenta.

Quien ha probado vivir en los barrios alrededor de los centros sabe que la tranquilidad que se respira en estos lugares no tiene comparación con la que se puede llegar a sentir en los centros que con el tráfico, la actividad comercial y el trajín diario dejan poco espacio para el disfrute personal.  A pesar de esta gran desventaja, son los pisos céntricos los más caros y los que más demanda tienen, lo único que detiene su rápida venta son los elevadísimos precios que pueden alcanzar.

La situación estratégica de un piso en el centro de la ciudad es sin duda muy ventajosa, sobretodo si se es una persona joven y soltera que no tiene que tener la responsabilidad de una familia o de llevar niños pequeños a la escuela, porque ese es otro inconveniente: es casi imposible encontrar aparcamiento y es mucho más caro que en cualquier otro lugar de la ciudad.

Disponer de cines, teatros, centros comerciales, tiendas, gimnasios o un supermercado en horarios más extendidos se puede hacer viviendo en un espacio donde todos estos servicios se encuentran concentrados y eso es básicamente el centro de las ciudades. También son los centros los que mejor comunicación gozan, y el transporte público los lleva a todos los destinos y los comunica con las afueras.

Ventajas y más ventajas, no obstante todo pro tiene su contra y vivir en el centro también tiene lo suyo. Vivir con una familia en un piso cercano a la Gran Vía en Madrid [ver], seguramente no es la mejor de las ideas pues los niños jamás podrán jugar libremente en la acera de su calle, para quien vive en pareja o solo el continuo ruido de los coches puede resultar muy estresante y las ventanas aislantes de ruido muy costosas.

Los pisos céntricos no dejan de tener una alta demanda, lo único que detiene a los inquilinos de vivir en el centro son los elevados precios, de hecho los expertos afirman que vivir en el centro o no básicamente depende de poder pagar el “capricho”. Esta idea es muy poco pensaba pues vivir en el centro también implica vivir en un espacio mucho más reducido, más caro, más ruidoso y hasta más inseguro.

El precio por metro cuadrado en el Paseo de Gracia, en Barcelona, ronda los 6.000 € como media y sus precios siguen sin bajar, a pesar de la desaceleración que sufre el sector inmobiliario en la actualidad y que ha dejado precios de alrededor de 4.746 € por metro cuadrado en la capital barcelonesa.

Si a pesar de las consideraciones anteriores te decides a comprar un piso en el centro porque tus condiciones te lo permiten, es recomendable que tomes en cuenta las posibles obras de remodelación que se vayan a emprender en el edificio en el que has comprado tu propiedad. Siempre es una buena idea tomar precauciones y asegurarnos de la situación del inmueble y comprobar aspectos fundamentales como si la nueva comunidad de vecinos realizará obras de rehabilitación. Conocer estos datos ahorrará al futuro comprador sorpresas desagradables y sobretodo le ayudará a prevenir gastos.

Recuerda que la mayoría de los pisos céntricos necesitan de obras de reforma, y realizarlas es siempre costoso. Tramitar los permisos y licencias de reforma es necesario cuando se tengan que alterar la distribución de los espacios, es decir, cuando haga falta derribar tabiques. Cuando es necesario reformar por completo los ayuntamientos exigirán al propietario ciertas condiciones extraordinarias, por lo tanto es fundamental tener en cuenta la legislación en vigor y prevenir gastos.

Por mencionar un ejemplo, en la ciudad de San Sebastián está prohibido colocar vallados, andamios, contenedores o grúas en el área de influencia de las playas desde mediados de junio hasta la primera quincena de septiembre, que es la temporada turística de la ciudad. Un impedimento que es necesario conocer pues justo en esta época del año la obra tendrá que suspenderse.

Muchas veces se desconoce el precio por remodelar un edificio, por poner un ejemplo: instalar un ascensor en un inmueble de cinco alturas puede llegar a superar los 80.000 euros, precio que incluye trabajos de herrería, albañilería, carpintería, pintura y electricidad pero que no contempla las tasas correspondientes a los permisos municipales necesarios.

También los arreglos en las fachadas pueden ser muy costosos si se trata de reformar una fachada completa, alcanzando los 35.000 euros aunque si la reforma incluye trabajos de restauración en los que entran en juego los elementos arquitectónicos y materiales como pulidos de mármol, granito y terrazo el presupuesto parte desde 80.000 euros, pudiendo alcanzar los 300.000 euros.

Mudarse a un edificio que necesita restauraciones de este tipo puede salir muchísimo muy caro, pues el costo corre por cuenta de los propietarios de cada uno de los pisos que lo conforman. Sin tomar en cuenta las obras que tendrá que realizar cada propietario en solitario para mejorar las condiciones de habitabilidad de su casa.



Tags:

Lecturas Recomendadas

You must be logged in to post a comment.


FEATURES, VIEWS & REVIEWS

Donec cursus

Donec cursus
Lorem ipsum dolor sit amet ipsum.

Sit ante dos

Sit ante dos
Curabitur ante ipsum gravida sit.

Lorem ipsum

Lorem ipsum
Sed imperdiet ipsum vulputate.


RSS feed Subscribete a nuestro RSS       Delicious Tienes Delicious?       Digg Agreganos a Digg       Technorati Agreganos a tus Favoritos       Flickr Flickr gallery