Publicado en septiembre 9, 2008

Comprar la vivienda en la que vivo de alquiler

Vivir de alquiler se está convirtiendo en una de las maneras más comunes de emancipación, sin embargo no deja de tener sus inconvenientes. Vivir en una zona privilegiada de la ciudad, acceder a una vivienda que no podríamos comprar y muchas más, sin embargo pocos piensan en que el inquilino “tira” las mensualidades en un saco roto, en ningún caso podría volver a recuperar esa inversión. No obstante, existe un ventajoso mecanismo por el cual se puede alquilar una vivienda para luego comprarla.

Se trata de los alquileres con opción a compra, una fórmula que cada vez se hace más popular en España. En el mercado inmobiliario se conoce como financiación mixta y es una de las formas más atractivas para poner en movimiento el mercado inmobiliario. Lo mejor del sistema es su sencillez pues no es más que un contrato de alquiler donde las dos partes interesadas acuerdan que existe la posibilidad de traspasar el inmueble por adelantado a mediano o largo plazo.

El inquilino pagará su alquiler mensualmente, que puede llegar a ser un poco más elevada que la de un contrasto normal, y en un plazo de entre dos y cinco años decidirá su quiere o no comprar la vivienda. Si acepta la compra, el arrendador le descontará del precio de la vivienda lo que el inquilino haya pagado en régimen de alquiler hasta la fecha, a ese descuento se le resta también la fianza y la entrada.

Si decide no comprar no pasa nada, es como si hubiera vivido en régimen de alquiler; no obstante si el que rechaza el trato es el propietario es entonces él quien tendrá que devolver el dinero extraordinario que pagó el inquilino por tener un contrato con opción a compra.

Sin duda se trata de un mecanismo con ventajas para todos pues la financiación mixta permitirá al inquilino empezar a pagar su piso o casa sin siquiera notarlo, habrá aportado una importante cantidad y además tendrá tiempo para ahorrar o conseguir un crédito, adicionalmente conocerá la vivienda y sus alrededores y sabrá si se amolda a sus necesidades o no. La mayor ventaja es recuperar el dinero pagado en concepto de renta.

Quien no tiene tantas ventajas es el propietario, quien recibirá el importe del inmueble de manera gradual, aunque mientras el piso está en alquiler recibe una renta bastante más elevada de lo normal. Tiene también garantizada la rentabilidad, y en algunos casos la venta del inmueble.

Es una de las alternativas propuestas dentro del Plan de Vivienda del Gobierno, lo que también implica que todas la Viviendas de Protección Oficial, que pueden adquirirse en Cataluña, Valencia, Madrid y Andalucía, pueden comprarse de esta manera. Los inquilinos de una VPO pueden ejercer su derecho a compra hasta pasados 10 años de construcción del piso.

Es importante recordar que para acceder a una de estas viviendas es necesario reunir ciertos requisitos como no poder pagar la entrada a un piso, estar desempleado, no poder acceder a un crédito hipotecario, personas de escasos recursos económicos y quien se encuentre en una situación económica crítica.

Si la vivienda que alquilas es perfecta para ti, y no tienes un contrato con opción a compra recuerda que si el propietario decide vender es el inquilino quien tiene derecho de adquisición preferente según la Ley de Arrendamientos Urbanos.



Tags:

Lecturas Recomendadas

You must be logged in to post a comment.


FEATURES, VIEWS & REVIEWS

Donec cursus

Donec cursus
Lorem ipsum dolor sit amet ipsum.

Sit ante dos

Sit ante dos
Curabitur ante ipsum gravida sit.

Lorem ipsum

Lorem ipsum
Sed imperdiet ipsum vulputate.


RSS feed Subscribete a nuestro RSS       Delicious Tienes Delicious?       Digg Agreganos a Digg       Technorati Agreganos a tus Favoritos       Flickr Flickr gallery